Un Dietista-Nutricionista es un profesional sanitario, con titulación universitaria, experto en alimentación, dietética y nutrición. Hay muchos ámbitos en los cuales los Dietistas-Nutricionistas podemos actuar: hospitalario, consejo dietético, investigación, docencia, seguridad alimentaria, deportivo, salud pública, restauración colectiva y social, industria alimentaria, etc. Los Dietistas-Nutricionistas estamos cualificados y somos legalmente reconocidos, para poder intervenir en la alimentación tanto de un único individuo, como de un grupo de personas.

El 24 de noviembre, es el Día del Dietista-Nutricionista y cada año se escoge un tema de divulgación relacionado con la alimentación. Este año 2017 se centra en la figura del Dietista-Nutricionista para informar a la población general, sobre qué consiste nuestra profesión. Los objetivos de esta jornada son:

♥ Promocionar la profesión del Dietista-Nutricionista en la población.

♥ Divulgar las habilidades profesionales del Dietista-Nutricionista entre los ciudadanos.

♥ Promover la relación, de forma que la población reconozca al Dietista-Nutricionista como un profesional cercano y capaz de ayudarle en su alimentación diaria.

♥Contribuir a la nutrición comunitaria y salud pública a través de mensajes relacionados con la educación alimentaria de la población.

Es verdad que nuestra profesión es relativamente reciente en España y que, por ejemplo, aún no estamos en la sanidad pública, pero por esto promovemos nuestra profesión, alzamos la voz y nos damos a conocer.

Además de este “desconocimiento” también tenemos que lidiar con el intrusismo laboral. ¿Por qué cualquiera se hace pasar por Dietista-Nutricionista? Nadie se atrevería a operar a corazón abierto o a recetar un tratamiento a un enfermo, porque respetamos la figura del médico y sabemos que no estamos formados para eso. Entonces, ¿por qué se atreven a hacer dietas, a recomendar productos, o a dar consejos de alimentación?

Sé que hay intrusismo laboral en muchos sectores, pero en la dietética y la nutrición es desmesurado. Y las consecuencias de ello son estas:

♥ La figura del Dietista-Nutricionista se distorsiona. La gente no conoce realmente nuestro trabajo, no sabe dónde encontrarnos, y perdemos credibilidad como profesionales.

♥ Se pone en riesgo la salud de la población. Al dar recomendaciones erróneas, prácticas poco saludables, y pautas o dietas sin fundamentos científicos.

♥ Se lucran vendiendo productos innecesarios, y en muchos casos perjudiciales.

♥ Se crean mitos alimentarios. Difunden mensajes alarmistas, sin base científica, y totalmente falsos.

Con todo esto espero haberte acercado más a mi profesión, que la conozcas un poco mejor. Y si es el caso que necesitas los servicios de un Dietista-Nutricionista, asegúrate siempre que sea un profesional titulado y no un intruso laboral.

IMG_4044
Laura Auladell
Healthy Dream

Sígueme en:

DESCARGA MIS 6 CLAVES PARA ADELGAZAR DESDE YA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *